Decálogo de la Situación de los Profesionales de Área de Castilla y León

El decálogo del personal de área representa la denuncia de la situación laboral y retributiva de éstos profesionales de Castilla y León.

Anuncios

La gestión eficiente de los profesionales de área de Atención Primaria de Sacyl: una propuesta viable para garantizar la asistencia sanitaria en nuestra comunidad.

La figura del “profesional de Área” (Médicos de Familia y Enfermeros), figura que los gestores “de forma premeditada han pervertido hasta conseguir que dichos profesionales quieran huir de esos puestos”, utilizando a los profesionales de Área como si de auténticos esclavos se tratara, utilizándolos como chicos para todo a disposición del capricho del jefe correspondiente los 365 días del año, sin derecho a conciliar su vida personal, familiar y laboral”.

Sanidad rural… ¿mismos derechos?

La figura del médico de Área se creó como un recurso provisional en 2007 y exclusivamente en nuestra Comunidad. Su objetivo era contar con un grupo de profesionales que, en las áreas rurales, se encargaran tanto de realizar las guardias que los médicos y médicas no podían hacer porque excedían el límite legal de su jornada laboral, como de cubrir periodos vacacionales, de incapacidad laboral o cualquier ausencia de sus compañeros fijos. Es decir, una suerte de comodines para tapar agujeros allí donde los hubiera. Sin embargo, este supuesto recurso provisional ha cumplido ya diez años, y se revela cada día que pasa como una pobre solución a un problema legal y laboral.

La complementaria ilegal de Sacyl, pactada con los sindicatos

El modelo que en su momento tomó Castilla y León como provisional y que no parece tener intención de abandonar, deja a estos profesionales a merced del gerente de turno, y de los distintos responsables de los centros de salud en última instancia, con funciones mayoritariamente de atención continuada, pero también de sustituto, con una gran diferencia de derechos en comparación con sus análogos de los equipos de atención primaria. Este modelo, no sólo genera desprotección para el personal de área, sino que sus profesionales están sometidos a condiciones de gran dependencia de los equipos, a los que Sacyl da plena disposición para manejar al personal de área, y los relega a un segundo plano en los repartos de jornada ordinaria (los equipos eligen qué quieren realizar de jornada complementaria -las llamadas horas extras-, antes de que al personal de área se le asigne la ordinaria), además de ser los peor tratados por la administración dentro de la atención primaria, y de no abonarles la turnicidad, nocturnidad, disponibilidad, y prorratearles la festividad.